id La vocación: ideas rápidas sobre la vocación. ¿Es un honor? ¿Cómo es la vocación? ¿Cómo saber si Dios llama? Proceso y dones de la vocación.
LA VOCACION
  • A. ¿Qué es la vocación?
  • B. ¿Cómo es la vocación?
  • C. ¿Cómo conservar la vocación?
A. ¿QUÉ ES LA VOCACIÓN?

1. ¿Qué es la vocación? Es una llamada de Dios para una tarea que abarca la vida entera.

2. Ejemplos de vocaciones. Citemos dos entre muchas posibles:

  • Vocación religiosa. En bastantes casos se puede definir como llamada divina destinada a manifestar al mundo la banalidad de lo terreno, elevando las miradas hacia el más allá. Implica un apartamiento de lo mundano para dedicarse principalmente a la oración.
  • Vocación sacerdotal: llamada divina destinada a participar del sacerdocio de Jesucristo administrando los Sacramentos y predicando su doctrina.

3. ¿La vocación incluye el celibato? El celibato es un tesoro incluido en muchas vocaciones.

4. ¿La vocación es un honor o una responsabilidad? Las dos cosas. Es un honor inmenso ser elegido por Dios, y lógicamente este gran tesoro exige cumplir fielmente la tarea encomendada. El Señor ayuda con sus dones.

5. ¿Una persona corriente puede tener vocación? La vocación es un don muy grande que transforma a un hombre corriente en elegido de Dios, pero este gran cambio puede ser sólo interior. Hay vocaciones donde se busca la santidad precisamente en la vida ordinaria (ver opus dei).

B. ¿CÓMO ES LA VOCACIÓN?

1. ¿Cómo saber si se tiene vocación? Dios nuestro Señor hace oír su voz de varias maneras: en un rato de oración, a través de las palabras de una persona o de un libro, etc. Suele surgir una inquietud que, si perdura un poco, será buena señal de que Dios desea algo. Desde luego, habrá que consultar a personas entendidas. Por ejemplo, si se trata de vocación a carmelita, habrá que comentarlo con carmelitas.

2. ¿La vocación es una llamada divina espectacular? Esto puede entenderse de dos maneras:

  • En cuanto a la grandeza del don, la vocación es verdaderamente maravillosa. Es una predilección divina que lleva consigo multitud de gracias.
  • Por el modo de realizarse la llamada, el Señor puede elegir el sistema que prefiera, pero normalmente la vocación es una llamada discreta, suave. Porque Dios quiere que nuestra respuesta sea libre. Y si la llamada fuera espectacular, la libertad de respuesta podría disminuir.
3. ¿Cuál sería el proceso interior de una vocación? Se puede resumir así: en primer lugar Dios nuestro Señor agranda el corazón del elegido. Esta persona descubre en su interior un nuevo afán de amar a Dios y al prójimo, y responde afirmativamente a la llamada divina. Entonces el Señor premia la entrega generosa de la vida con los dones propios de esa vocación y con una mayor capacidad de amor que Él llena. Y el corazón rebosa de alegría.

4. ¿La vocación y el amor se relacionan? La vocación está muy ligada al amor. Es prueba del amor de Dios al elegido, y requiere que el escogido ame a Dios y a los demás:

  • La vocación lleva consigo muchos dones que son un gran bien para la persona elegida. Quien recibe una vocación divina puede estar seguro de que Dios le ama especialmente.
  • La vocación es una llamada que exige una respuesta generosa por parte del elegido, que deberá prescindir de otros planes para dedicar sus energías a la nueva tarea encomendada. La aceptación de la llamada es consecuencia del amor a Dios y deseo de servirle.
  • La vocación es una llamada para realizar una tarea especial. Y esta misión siempre incluye contagiar a otros el amor divino.
  • Con la vocación el Señor otorga las gracias necesarias para llevar a cabo la misión correspondiente. Por tanto, la vocación ensancha el corazón del elegido haciéndolo apto para recibir un mayor Amor divino que luego deberá difundir.
5. ¿Cuáles son los dones propios de una vocación? En general, el mayor amor de Dios en el alma que proporciona una alegría especial y una capacidad mayor de contagiar ese amor a otros. Además, con la vocación se reciben los dones necesarios para cumplir la nueva misión encomendada. Por ejemplo, el Papa al ser elegido recibe el don de la infalibilidad, necesario para guiar a los cristianos.

6. ¿Qué sucede a quien responde negativamente a la llamada divina? Se queda triste. Pues su corazón había recibido una mayor capacidad de amor que no fue llenada. Es tristeza similar a la del egoísta que empequeñece su corazón.

C. ¿CÓMO CONSERVAR LA VOCACIÓN?

1. ¿Cómo perseverar en la vocación? Cualquier amor necesita ser cultivado. También el amor a Dios. El origen principal de flaquear en una vocación suele ser que se ha descuidado este cultivo del amor a Dios (oración, piedad, ofrenda de sacrificios...). Y el modo de resolverlo bien es dirigir de nuevo el corazón hacia el Señor.

2. ¿Motivos para abandonar una vocación? El motivo principal es que se enfríe el amor divino. A esta causa principal pueden añadirse otras secundarias, que suelen ser asuntos terrenos donde se engancha el corazón. Principalmente hay tres tipos: sentimientos-sexo, la profesión y los bienes materiales. El corazón que descuida el amor a Dios puede quedar atrapado por otros deseos. Si la visión sobrenatural y el amor a Dios no se cultivan, puede pensarse que hay cosas más valiosas que la elección divina.

3. ¿Ejemplo de visión terrena y sobrenatural? El apóstol Juan por amor a Dios dejó una empresa de pesca con jornaleros a sus órdenes. Desde el punto de vista terreno, fue una decisión tonta porque perdió todo eso. Sin embargo, desde el punto de vista del cielo, su elección por Cristo fue el mayor de los tesoros.

4. ¿Otro ejemplo? Jesús, María y José no destacaron por tener muchos bienes, ni por realizar una labor profesional de categoría. Sin embargo, fueron las personas más felices que han vivido en la tierra. El secreto está en el amor a Dios.

id

Publicidad:
(Google elige los anuncios. Puede visitarlos o tal vez continuar en ideasrapidas.org)