id El amor: ideas rápidas sobre el amor. ¿Se puede amar a quien no se ama?, ¿cómo se reconoce el amor mayor?, ¿el sexo contribuye al amor?, ¿cómo conservar y aumentar el amor?
EL AMOR
  • A. El mejor amor.
  • B. El amor y el sexo.
  • C. Conservar y aumentar el amor.
A. EL MEJOR AMOR

1. Tipos de amor. Puede hablarse de dos clases de amor:

  • Amor-sentimiento.- Se tiene hacia las personas que resultan agradables a uno y suele decirse que caen bien. Este afecto se debe a algo bueno que poseen, como su sonrisa, su belleza, su dinero, su club de fútbol, su pueblo de nacimiento, etc. Después del pecado original también el mal puede atraernos, pero sería un amor defectuoso.
  • Amor-caridad.- La clásica definición de amor es ésta: Ama a alguien quien desea su bien. Amar es buscar el bien del otro; por ejemplo, prestándole un servicio. Es un cariño más firme que el anterior pues no depende de un variable estado de ánimo. Por esto es posible querer a alguien aunque resulte antipático.
2. ¿El amor-sentimiento y el amor-caridad se oponen? Generalmente se complementan; por ejemplo, es más fácil desear el bien a quien nos resulta amable. Sólamente se enfrentan cuando alguien alimenta en exceso su amor-sentimiento: entonces está tan pendiente de lo que le agrada que su corazón se vuelve egoísta, y olvida el bien de los demás.

3. ¿Se puede amar a quien no se ama y seguir casados? Así lo hace muchísima gente. Normalmente las amistades humanas empiezan con un amor-sentimiento que atrae. Luego la amistad se hace sólida al crecer el amor-caridad. En los matrimonios hay momentos en que los sentimientos fallan, por enfados, divergencias, malentendidos, etc. Pero no se llega a la ruptura (divorcio) porque permanece la lealtad y un fondo de amor-caridad que sigue deseando el bien de la familia. Si se mantiene el esfuerzo de buscar el bien del otro (caridad), normalmente se recupera el amor-sentimiento que facilita mucho las cosas.

4. ¿Cómo se reconoce el amor mayor?

  • En primer lugar ama más quien desea un bien mayor al otro.
  • También hay mayor amor cuando se busca un bien al otro a costa de mayor esfuerzo personal. ("Nadie tiene más amor que quien da la vida por sus amigos").
  • El mayor sacrificio es dar la propia vida, y el mayor bien es el cielo. Por tanto nos ama más quien nos consigue el cielo ofreciendo su vida a cambio. Muriendo en la Cruz.
5. ¿Ama más quien concede muchos caprichos? La obtención de muchos caprichos hace daño a las personas volviéndolas débiles y antojadizas. Por eso quien los otorga no ama realmente pues les perjudica. Sin embargo, quizá piensa hacerles un bien, y puede ser un amor que se equivoca. Igualmente, quien se concede a sí mismo todos los gustos no se ama bien.

6. ¿Hay obstáculos para el amor? Sobre esto puede verse el tema corazón. Resumiendo, los grandes obstáculos para el amor son dos:

  • El odio.- Es lo opuesto al amor-caridad, pues odia a alguien quien desea su mal. La ausencia de amor-sentimiento no equivale al odio: es posible que alguien caiga mal sin desearle ningún daño.
  • El egoísmo.- El egoísta sólo se ama a sí mismo. Y por tanto se ama equivocadamente, porque estropea y empequeñece su corazón que ha sido creado para amar a muchos.
B. EL AMOR Y EL SEXO

1. ¿El amor y el sexo van unidos? El amor casi nunca implica sexo. Unos hermanos se quieren; una madre ama a sus hijos; un hombre quiere a su empresa y a sus amigos. Incluso en un matrimonio que se aman mucho no piensan habitualmente en el sexo.

2. ¿El sexo contribuye al amor? La respuesta no es sencilla y requiere paciencia. En primer lugar, los placeres sexuales producen gusto y por tanto atracción y deseo de repetirse. Según esto, aumenta el amor-sentimiento hacia quien produce ese gusto. Sin embargo, esto no siempre es bueno moralmente, ni bueno para el amor verdadero. En general, hay dos situaciones:

  • La búsqueda individual de placeres sexuales fomenta el egoísmo y se opone al amor.
  • En los placeres sexuales compartidos, es posible utilizar a la otra persona como objeto que satisface el propio gusto. Aquí hay mucho de egoísmo y poco de buscar el bien del otro, con lo que el amor sale perjudicado. Pero también es posible usar el sexo buscando el bien del otro, y en este caso el amor mejora.
3. ¿Cuándo se usa el sexo buscando el bien del otro? Tampoco es sencillo distinguirlo. Veamos dos casos más claros:
  • El amor mejora cuando se desea el nacimiento de un hijo. Allí se busca un bien para toda la familia: el recién nacido recibe el don de la vida, sus hermanos reciben un hermano a quien amar, y los padres reciben el don de la paternidad -maternidad-. Un hijo siempre es un gran bien del que nadie se arrepiente, aunque haya problemas económicos o de otro tipo.
  • El amor empeora cuando se usa el sexo fuera del matrimonio. Allí se priva a la otra persona de su intimidad y su virginidad, sin otorgarle el don de la maternidad -paternidad-. Hay mucha parte de egoísmo y el amor sale perjudicado.
4. ¿El sexo en el noviazgo no busca el bien de ambos? Consigue placeres para ambos, pero esos placeres no son un bien para ellos (caprichos y gustos no siempre son un bien). Con esos actos pierden intimidad y dignidad, y a cambio no ganan paternidad y familia; sólo gustos. Por tanto es un amor equivocado que sólo consigue gustos a cambio de grandes pérdidas.

5. ¿Por qué se pierde dignidad? La dignidad del hombre en estos aspectos exige varias cosas:

  • El cuerpo humano no debe ser objeto de uso o intercambio (hoy con una persona, mañana con otra). Sólo debe entregarse a alguien cuando previamente hay un compromiso firme, ante testigos (boda) de quererse para siempre.
  • Las facultades generadoras de la persona humana tienen una misión de gran categoría: traer al mundo otros seres humanos. Usarlas únicamente para obtener placeres es impropio de su categoría.
Estas pérdidas de dignidad son bastante claras, y cualquier persona se siente maltratada cuando se da cuenta de que está siendo usada de modo provisional o como objeto que da gusto.

C. CONSERVAR Y AUMENTAR EL AMOR

1. ¿El amor necesita algún cuidado? Sí. Como la mayoría de los asuntos humanos, el amor requiere de una serie de atenciones para conservarse en buen estado. Esto es necesario tanto para el amor-sentimiento como para el amor-caridad.

2. ¿Cómo cuidar el amor-sentimiento? Los sentimientos pueden fomentarse o frenarse considerando sus aspectos favorables o negativos. Por ejemplo, el odio se refuerza recordando facetas odiosas de esa persona. Igualmente, el amor-sentimiento crece cuando uno se fija en los puntos positivos que el otro posee. Ver sentimientos.

3. ¿Cómo cuidar el amor-caridad? Las decisiones de la voluntad humana se pueden diluir con el paso del tiempo, y lo mismo sucede con el amor-caridad. Para que esto no suceda, es necesario reiterar la decisión tomada, y ponerla en práctica con una conducta coherente con ella. Por ejemplo, si uno decide estudiar japonés, debe insistir de vez en cuando en su afirmación, y dedicar tiempo al idioma. Igualmente, el amor-caridad necesita ejercitarse, sobre todo con obras de servicio que busquen el bien del amado.

4. ¿Esto es importante en el matrimonio? Sin duda. La decisión de quererse para siempre necesita reafirmaciones, junto a un ejercicio práctico de servirse día a día. Durante el noviazgo, es habitual la actitud de buscar el bien del amado. En el matrimonio conviene mantener este comportamiento.

5. ¿Y el amor a Dios? El amor a Dios necesita igualmente de muchas atenciones. Por ejemplo, es preciso cuidar los actos de piedad, poner el corazón y el pensamiento en el Señor, buscarle, dirigirle frases amables, presentarle ofrendas sinceramente...

id

Publicidad:
(Google elige los anuncios. Puede visitarlos o tal vez continuar en ideasrapidas.org)