id La separación matrimonial: ideas rápidas sobre la separación matrimonial. Cuándo conviene o no la separación. Frases breves que ayudan a convivir.
LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL
  • A. La separación matrimonial.
  • B. ¿Nos separamos?
  • C. ¿Volvemos a convivir?
A. LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL

1. ¿Qué compromisos se asumen en el matrimonio? Al casarse, los novios asumen gustosamente varios compromisos:

  • Aceptar los hijos que Dios envíe y educarlos.
  • Guardarse fidelidad (no adulterio, etc.).
  • Buscar el bien material y espiritual del otro y de los hijos. (Ayuda mutua).
  • Llevar una vida común formando un nuevo hogar.
  • Procurar amarse en toda circunstancia (en la salud y en la enfermedad...).
2. ¿Qué es la separación matrimonial? La separación matrimonial es la suspensión de los derechos y deberes conyugales, permaneciendo el vínculo matrimonial. Especialmente se suspende la vida en común.

3. ¿Cuándo es posible la separación matrimonial? La separación matrimonial siempre es algo lamentable, que sólo se plantea en situaciones muy excepcionales, que se reducen a cuatro:

  • adulterio consumado (puede perdonarse).
  • grave peligro corporal culpable.
  • grave peligro espiritual culpable.
  • la vida en común se hace muy dura.
Si la dificultad desaparece o deja de ser grave, conviene rehacer la convivencia cuanto antes.

4. ¿Cuándo no conviene la separación? La separación matrimonial es una decisión muy extrema, que causa mucho daño a los hijos y a los cónyuges; y no se debe proponer por causas pequeñas. Por ejemplo, las enfermedades y desgracias, los enfados, discusiones y desilusiones no son motivo suficiente para separarse, sino para ejercitar la paciencia y reconstruir el amor.

5. ¿El amor se puede construir? Sí, sin duda. Siempre es posible buscar un modo u otro de hacer la vida amable a los demás. Esta siembra de bien es contagiosa, y suele acabar siendo recíproca. Pero aunque el amor no sea correspondido, quien procura hacer el bien a los demás es más feliz. Puede verse el apartado amor.

Para más información, pueden consultarse los artículos sobre el divorcio y el matrimonio. A continuación se ofrecen unas ideas muy breves que ayudan a reflexionar sobre estos asuntos.


B. ¿NOS SEPARAMOS? (Mejor no hacerse esta pregunta)

- ¿Problema matrimonial?: No busques culpables. Busca soluciones.

- Es falso que no puedes soportarle más. Esto es una típica tentación para que te rindas y dejes de buscar una buena convivencia.

- Es falso que otra persona sea mejor. Simplemente aún no has tenido que aguantarla.

- No hay que olvidar el bien de los hijos. El bien de los hijos reclama una familia unida.

- El otro tiene defectos. ¿Esperabas una persona sin defectos? En un chiste de Mafalda, Susanita hablaba sola en dos etapas, y decía algo así:
. Mi esposo será alto y morocho, y nunca nada se interpondrá entre nosotros.
. Mi esposo será alto, morocho y sin madre, y nunca nada se interpondrá entre nosotros.

- Si te fijas en los defectos de los demás, los encontrarás y vivirás amargado.
. Fíjate en las buenas obras de los demás y serás feliz.
. Comenta en voz alta las buenas acciones de los demás y fomentarás una buena convivencia.

- El amor entre los esposos es incondicional: se quieren siempre y a pesar de los pesares; con sentimientos favorables y opuestos; con ganas y sin ganas; en la salud y en la enfermedad...
. Ningún amante proporciona un amor así.

- Cuentan que a un novio le preguntaban: ¿Querrás a fulanita en la salud y en la enfermedad; en la riqueza y en la pobreza; en las alegrías y en las penas, en la prosperidad y en la adversidad...?
. Y dicen que el novio respondió: Sí, no. Sí, no. Sí, no. Sí, no.

- El verdadero amor consiste en buscar el bien del otro.
. El verdadero amor a los hijos consiste en buscar el bien de ellos.
. Quien reclama una separación nunca busca el bien del otro.

- La decisión de casarse es igual de libre que la de no casarse. No se pierde libertad por casarse. Se gana una familia y un hogar.
. No se gana libertad por separarse. Se pierde tu familia y tu hogar.

- La paciencia arregla muchos matrimonios.

- Rezar juntos arregla muchos matrimonios.

- ¿Buscas una vida sin contrariedades? Buscas algo inexistente.

- Ni el matrimonio, ni la separación, ni otro matrimonio proporcionan la felicidad. No tienen ese poder.

- ¿Es un enfado muy grande?: es una tentación.

- No conviene tener en cuenta lo que se dice en momentos de enfado. Esas frases -siempre exageradas- no son verdaderas ni para quien las dice.

- Un joven se va al seminario. En la despedida su padre le dijo: "Cuando veas dificultades en tu nueva vida, no pienses que tu decisión fue equivocada. Lo que sucede es que la vida -cualquier vida- es así". Esto mismo vale para quien va a casarse.


C. ¿VOLVEMOS A CONVIVIR?

- No es necesario pedir perdón. Basta hacer las paces.
. No es preciso exigir disculpas, basta un saludo.

- Estáis separados. ¿Qué impide volver a convivir?
. Estáis separados. ¿Qué pasos hay que dar para volver a convivir?

- Si buscas justificaciones para mantener la separación, las encontrarás. Pero estas excusas no arreglan la situación.

- Si tomaste la decisión de no quererle, igualmente puedes tomar la decisión de amarle.

- Las decisiones no son indiferentes. Cada uno es responsable de sus decisiones (responsabilidad)

- Si una vez lo amaste con locura, es muy posible que otra vez vuelvas a conseguirlo.

- El amor necesita alimento. Puede cultivarse. Reclama cuidados.

- ¿Has conseguido que tu corazón se endurezca?
. Ser duro de corazón no te hará feliz.

- ¿Has conseguido que el dinero o el trabajo ocupen el lugar de tu marido o de tu esposa?
. No me parece posible.

- ¿Otra persona ocupa su lugar?
. Es una traición, aunque sea duro admitirlo. (lealtad)

- Salirte con la tuya no aporta felicidad sino orgullo.

- ¿Qué hago si soy yo quien mantengo la separación?
. "Bájate del burro" dice un refrán popular, aludiendo quizá a la conversión de san Pablo. Rectifica y busca de nuevo la convivencia.

- Reconocer que la separación fue un error no es ningún trauma. Reconocer equivocaciones no es un trauma, sino algo bien frecuente entre los seres humanos. Esta aceptación viene bien para frenar el orgullo.

- Pensar mal de alguien no mejora la situación.
. Pensar mal de uno mismo tampoco.
. Nunca pienses mal.

- Tener razón es poco importante.

- El odio perjudica al que odia.

- Decía un hombre sonriente: mi mujer es la mejor de todas mis mujeres.
Su mujer añadía: mi marido es el mejor de todos mis maridos.
Ambos decían la verdad.

id