id La justicia: ideas rápidas sobre la justicia. ¿Qué es la justicia? Justicia con uno mismo. Justicia con los demás. Justicia con Dios.
JUSTICIA
  • A. ¿Qué es la justicia?
  • B. Justicia con uno mismo.
  • C. Justicia con los demás.
  • D. Justicia con Dios.
A. ¿QUÉ ES LA JUSTICIA?

1. ¿Qué es la justicia? En cuanto cualidad personal, la justicia es la virtud o hábito bueno de dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde, lo que se le debe otorgar. Habitualmente se entiende en temas económicos, pero la justicia abarca otros aspectos más olvidados.

2. ¿Qué aspectos olvidados abarca la justicia? Dentro de los deberes de justicia se incluyen los siguientes:

  • El respeto a los padres y autoridades. Es justo obedecerles y respetarles. Es un deber respecto a ellos.
  • Cumplir las obligaciones profesionales, incluso los estudiantes. Esto último es un deber respecto a la familia y la sociedad, que cuentan con su preparación actual para el trabajo futuro.
  • Cumplir las obligaciones respecto a Dios. Es un aspecto de la justicia muy olvidado. Los hombres no somos dioses sino criaturas, y tenemos deberes respecto al Creador. Por ejemplo, faltar a misa un domingo es una injusticia.
  • El respeto a la dignidad humana. A cada persona se le debe otorgar un trato propio de un ser humano, que incluye evitar discriminaciones. Por ejemplo, con el embrión, con la mujer, etc.
  • En general, cada uno es muy sensible a las injusticias que padece, pero es fácil olvidar las injusticias que hace padecer a los demás con burlas, críticas y desaires. Cuidando estas cosas mejora mucho el ambiente. Lo mismo sucede si hay lealtad.
3. ¿La lealtad tiene que ver con la justicia? La lealtad reclama cumplir la palabra dada y los compromisos adquiridos, que son deberes de justicia. Por ejemplo:
  • El matrimonio incluye el compromiso de no unirse con otra persona. El adulterio es injusto. También es injusto el divorcio pues el matrimonio incluye el compromiso de quererse para siempre.
  • El cumplimiento de contratos es un deber de justicia y de lealtad.
  • La perseverancia en una vocación es un deber de justicia y de lealtad pues se aceptó ese compromiso con Dios. Un compromiso de amor maravilloso.
4. ¿Más ejemplos donde ejercitar la justicia?
  • Aceptar las reglas de juegos y deportes. Se trata a contrincantes y compañeros como es debido.
  • Comportarse correctamente en una reunión, en una boda, etc., es muestra de trato correcto a los demás, propio de la caridad y la justicia. Se incluye aquí el comportamiento en las iglesias, tratando a Dios como es debido.
5. ¿Es suficiente con la justicia? La justicia sola no basta. Hacer algo porque se debe cumplir es un motivo válido pero pobre. La justicia debe ir acompañada de la caridad. Buscamos el bien de todos, y por esto también queremos ser justos, pero no sólo justos, también buenos, generosos y amables con los demás. Por ejemplo, conviene agradecer a las madres la comida que han preparado.

6. ¿Conviene alimentar una actitud de reclamar deberes de justicia? No, no. Hay derechos que conviene exigir. Sin embargo, la actitud general de reclamación no es buena porque suele ir contra la caridad y la paciencia. Quejarse mucho hace que el carácter propio se deteriore y se torne gruñón y agrio.

B. JUSTICIA CON UNO MISMO

1. ¿Qué significa ser justo con uno mismo? La justicia con uno mismo consiste en tratarse a sí mismo como corresponde, como es debido. Cabe hablar de esta justicia pues uno tiene deberes hacia sí mismo.

2. ¿En qué se basan las obligaciones de justicia hacia sí mismo? Estas obligaciones vienen dispuestas por la propia naturaleza, es decir por el Creador. Con otras palabras, la dignidad humana reclama unos deberes que cumplir.

3. ¿Deberes con el propio cuerpo? La justicia respecto al propio cuerpo incluye tratarlo de acuerdo a su dignidad. Esto tiene muchas consecuencias. Por ejemplo, no puede usarse del sexo de cualquier modo pues es algo de mucha categoría, que une al matrimonio y les otorga el gran don de los hijos. Asimismo, el aseo personal y un modo de vestir correcto son obligaciones que la dignidad del cuerpo humano reclama.

4. ¿Más ejemplos? La justicia hacia el propio cuerpo incluye la obligación de respetar la vida y capacidades del cuerpo evitando mutilaciones, suicidios, borracheras, drogas, etc. Uno no puede usar su cuerpo como se le antoje, sino que responderá de este cuidado ante Dios y ante los demás. Por ejemplo, una familia, una empresa y un equipo de fútbol pueden exigir de alguien que no se emborrache. Quien se emborracha incumple deberes hacia todos ellos y hacia sí mismo.

5. ¿De donde procede la dignidad del cuerpo humano? Esta dignidad del cuerpo se basa en que es humano, y no algo externo a nosotros. Somos cuerpo, somos alma, somos cuerpo y alma a la vez. El cuerpo humano comparte la dignidad propia del hombre.

6. ¿Deberes hacia la propia alma? El alma humana también exige sus atenciones tanto en el plano humano como en el sobrenatural. Humanamente, conviene desarrollar la inteligencia, la voluntad, y las cualidades o virtudes humanas. En el plano sobrenatural, el alma requiere de la oración, la formación, la frecuencia de sacramentos, etc.

C. JUSTICIA CON LOS DEMÁS

1. ¿Qué significa ser justo con los demás? La justicia con los demás consiste en tratarles como corresponde, como es debido.

2. ¿En qué se basan las obligaciones de justicia hacia los demás? El motivo principal es también la dignidad humana, que reclama unos deberes para cumplir. Así que bastaría aplicar los párrafos anteriores. De hecho, ambos casos suelen darse paralelamente; por ejemplo, quien respeta su propio cuerpo es fácil que respete igualmente el de los demás.

3. ¿Más ejemplos? Veamos algunos deberes que la dignidad humana reclama:

  • Una persona no es un objeto, y no debe ser usada. La antigua esclavitud sirve como ejemplo de este modo injusto de tratar a las personas. Un caso más moderno lo encontramos en la manipulación de embriones.
  • Una persona no es un animal, y no debe ser tratada como un ser sometido a sus instintos. Por ejemplo, la relación hombre-mujer es muy diferente a la relación macho-hembra.
  • También hay ejemplos donde los dos casos anteriores se mezclan. Así, en la pornografía se presenta a la mujer como un objeto que se usa para tener placeres; y a la vez se considera al hombre como un animal al que se le da hembras.
  • Una persona no es sólo un ser material. Tener en cuenta sólo estos aspectos es injusto pues olvida la parte espiritual humana. Por ejemplo, un médico cristiano además de cuidar la enfermedad procura que el enfermo quede atendido en su vida religiosa. La justicia nos invita a cumplir los deberes abarcando las obligaciones económicas o laborales pero sin olvidar otros aspectos reclamados por la dignidad humana.
D. JUSTICIA CON DIOS

1. ¿Qué significa ser justo con Dios? La justicia con Dios consiste en tratarle como corresponde, como es debido, de acuerdo a su dignidad.

2. ¿Cómo se debe tratar a Dios? Se puede resumir diciendo que a Dios se le debe dar el culto debido. No somos dioses sino criaturas, y esto incluye deberes de adoración, reverencia, ofrecimiento de sacrificios, oración, etc. De ahí que la asistencia a misa sea una obligación grave, y su incumplimiento es una injusticia con el Creador, probablemente mucho mayor de lo que imaginamos.

3. ¿Más ejemplos de justicia con Dios? La adoración y culto al Creador se muestra asimismo en el cuidado de los templos, que deben ser dignos del Señor de cielo y tierra. También es necesario dirigirse a Dios en un tono respetuoso, sin dudar nunca de su bondad ni de su amor.

4. ¿Es importante la justicia con Dios? El culto a Dios no es una cuestión trivial, ni una bagatela. Es obligación seria. Cuando nos presentemos al juicio divino, ante la enorme grandeza del Señor, nuestras faltas de reverencia y adoración se mostrarán tremendas a nuestros ojos. Por ejemplo, ¿cómo pude dejar de rezar un solo día?, ¿cómo pude hacer distraído una genuflexión?...

id

Publicidad:
(Google elige los anuncios. Puede visitarlos o tal vez continuar en ideasrapidas.org)