id La homosexualidad: ideas rápidas sobre la homosexualidad. ¿Cuándo hay y cuando no?, ¿cómo se adquiere y cómo se supera la homosexualidad?
HOMOSEXUALIDAD
  • A. La homosexualidad en general.
  • B. Homosexualidad y enfermedad.
  • C. ¿Cómo se adquiere la homosexualidad?
  • D. ¿Cómo se supera?
  • E. Preguntas frecuentes.
A. LA HOMOSEXUALIDAD EN GENERAL

1. ¿Qué es la homosexualidad? Homosexualidad es inclinación sexual hacia personas del mismo sexo, es decir, entre hombres o entre mujeres. Aquí al decir homosexualidad abarcaremos ambos casos, evitando hablar de gays y lesbianas por el matiz negativo de estas dos palabras.

2. ¿Quienes no son homosexuales? La homosexualidad es una situación delicada que conviene aclarar bien para no incurrir en tristes equivocaciones, pues cualquier inclinación sexual hacia el mismo sexo no es señal de homosexualidad. Ejemplos de personas que no son homosexuales:

  • Personas con mayor sensibilidad hacia la belleza. Encuentran belleza en ambos sexos y esto les atrae. Descubrir belleza en el mismo sexo no significa homosexualidad, pues esa belleza realmente existe, y es normal que atraiga. La homosexualidad auténtica incluye una falta de respuesta ante el sexo opuesto.
  • Personas con mayor sensibilidad hacia las muestras de afecto, vengan de quien vengan. Esto tampoco significa homosexualidad.
  • Personas que han pensado o realizado acciones de tipo homosexual pero excepcionalmente. Unos hechos aislados no dan lugar a una calificación firme.
  • Adolescentes con fallos en su proceso de madurez. Suelen corregirse fácilmente, salvo que la desorientación se fomente.
  • Personas que no han ejercitado la virtud de la castidad sino que son dominadas por el deseo de placeres sexuales, y los buscan en cualquier parte. Les da igual raza, edad y sexo. Esto no es homosexualidad, sino obsesión por el sexo.
3. ¿Cómo se adquiere la homosexualidad? (Una respuesta más extensa en el apartado C). El proceso puede esquematizarse así:
  • Un inicio traumante, un ambiente enrarecido, una presión psicológica..., originan una inclinación afectiva equivocada.
  • Esa inclinación afectiva no se domina sino que se deja correr en acciones sexuales desordenadas.
  • Los placeres sexuales obtenidos reafirman la inclinación por el deseo de volver a conseguirlos.
4. ¿Cómo se supera la homosexualidad? (Una respuesta más extensa en el apartado D). La homosexualidad admite corrección aunque no es fácil ni rápida pues los desórdenes sexuales crean adicción. Algunas veces será necesario acudir a un psiquiatra de confianza. En general, se puede recomendar lo siguiente:
  • Dominar los deseos sexuales evitando repetirlos tanto en la realidad como en el pensamiento, con el fin de olvidar la adicción al sexo. (Será más o menos costoso según el grado de incidencia; este esfuerzo intenso forma parte del precio que hay que pagar para superar el problema).
  • Si no ha habido desórdenes sexuales, sólo se trata de superar la inclinación afectiva corrigiendo sentimientos. Hará falta constancia y paciencia, hasta que los planteamientos vayan olvidándose.
  • En cualquier caso, las tendencias homosexuales se superan mejor con el trabajo abundante (para tener la cabeza ocupada), y con el servicio a los demás (sacando el corazón del egoísmo y de la soledad). Los sentimientos de autocompasión son contraproducentes.
  • También irá bien fomentar la vida espiritual, para conseguir mayor equilibrio y para rogar la ayuda divina.
B. HOMOSEXUALIDAD Y ENFERMEDAD

1. ¿Una enfermedad es algo denigrante? No, no. Todos los hombres están enfermos en algún momento de su vida. La enfermedad no es deseable, pero es inseparable de la condición humana. Un enfermo no es un ser indigno, sino un ser humano al que se debe cuidar más pues está en situación delicada.

2. ¿Un hombre defectuoso es odiable? No, no. Todos los hombres tienen algunos defectos. No existe una raza humana perfecta. Los defectos son defectos y por tanto perjudiciales, pero los seres humanos siguen siendo humanos aunque tengan defectos. No se debe odiar a nadie.

3. ¿Es indiferente usar el sexo de un modo u otro? Hay dos posibilidades:

  • Si en el sexo todo vale, y no hay limitación alguna, entonces cualquier uso sexual sería correcto: las prácticas homosexuales, el adulterio, la fornicación, el sexo con menores, etc. Según este planteamiento, un uso inteligente del sexo sería la prostitución, pues tendría la ventaja de proporcionar dinero.
  • La otra posibilidad es considerar que el sexo tiene sus propias normas, y no puede usarse de cualquier modo, ni con cualquiera. Así se llega a la conclusión más acorde con la naturaleza humana: el sexo sólo debe usarse cada marido con su mujer, con apertura a la vida.

4. ¿La homosexualidad es una tendencia sexual como otra cualquiera? Las tendencias no se distinguen por ser tendencias sino por aquello a lo que inclinan. Y serán buenas o defectuosas según lo que intenten alcanzar. Por ejemplo, hay tendencias a la obesidad, al robo, a la música, a la ira, a la serenidad, a la mujer del vecino, al suicidio, etc. Unas son buenas y otras conviene dominarlas.

5. ¿La homosexualidad es una tendencia buena? Aquí hay dos respuestas posibles.

  • Quienes piensan que el sexo puede usarse de cualquier modo, consideran correctas las prácticas homosexuales.
  • Quienes aceptan que el sexo tiene sus propias normas, consideran como regla más básica que sólo debe usarlo un hombre con una mujer. Y por tanto, la homosexualidad es una tendencia que debe corregirse o dominarse. Obviamente es la postura razonable.
6. ¿La homosexualidad es una enfermedad? También aquí hay dos respuestas posibles.
  • Quienes piensan que el sexo puede usarse de cualquier modo, consideran la homosexualidad como un modo más, y no desean curarse, ni lo llaman enfermedad.
  • Quienes ven que la homosexualidad es una tendencia anómala, la comparan con las inclinaciones al robo, al alcohol, al juego... Y por tanto la consideran un vicio, un defecto, o una enfermedad como la ludopatía o el alcoholismo.
7. ¿Cómo es mejor considerar la homosexualidad?:
  • Considerarla un defecto o una anomalía tiene la ventaja de que se procurará corregirlo, y se evitará ejercitarlo.
  • Verla como buena no arregla el problema. Y no olvidemos que ser homosexual no es algo gozoso, sino una psico-dependencia compulsiva.
  • Es mejor considerarla una enfermedad porque se puede buscar el modo de curarse. Y de hecho hay psiquiatras que consiguen buenos resultados.
8. ¿Qué tipo de enfermedad es?:
  • La homosexualidad es un fenómeno puramente psicológico; y no puede ser cambiado por hormonas. Los factores glandulares u hormonales no son causa de la homosexualidad.
  • Los homosexuales tienen cromosomas normales. Los factores genéticos o hereditarios no originan la homosexualidad.
  • La homosexualidad se incluye entre las llamadas neurosis o trastornos, en este caso sexuales. (Otras neurosis son por ejemplo los trastornos depresivos, fobias, ansiedad, ludopatía, pederastia...). De hecho se cura acudiendo a la psiquiatría y psicoterapia.
9. ¿Síntomas comunes a las neurosis? Estos trastornos incluyen dudas, obsesiones, inseguridades y conflictos interiores. En el fondo, se observan estos rasgos:
  • complejo de inferioridad.
  • infantilismo; deseo de llamar la atención y ser aprobado.
  • egocentrismo mental.
  • hábito de autocompasión; tendencia a quejarse; autodramatización: ¡pobre de mí!; sentirse víctima.
Se logra mucha mejoría rompiendo los lazos de la autocompasión.

C. ¿CÓMO SE ADQUIERE LA HOMOSEXUALIDAD?

El punto de partida es un complejo de inferioridad, la sensación de no pertenecer al mundo de los varones -o de las mujeres en su caso; el caso de las lesbianas es simétrico con el que aquí vemos-. ¿Cómo nace este complejo?

1. ¿Influyen los padres? Cualquier padre siempre influye en sus hijos; pero cada hijo forja su vida y responde de sus actos. Los homosexuales son responsables de sus decisiones, aunque hayan sufrido influencias:

  • El padre.- Para un chico, sentirse apreciado por su padre es esencial para su autoconfianza como hombre. Un padre distante y alejado es una mala influencia.
  • La madre.- Una madre sobreprotectora puede hacer que su hijo se sienta menos viril, y es también una influencia inconveniente, aunque menos importante que la del padre.
2. ¿Influye el ambiente? La relación con los otros muchachos es un factor más decisivo. Si el chico entra en el mundo de los demás chicos y pasa a ser uno más, se acabó el peligro de homosexualidad. En cambio, si se siente marginado, el peligro aumenta. Las burlas empeoran la situación.

3. ¿Hay culpa propia? Sin duda. Cada ser humano es libre, y puede dejarse arrastrar por una situación, o hacerse su propio camino en un ambiente hostil. Por ejemplo, también influye la autopercepción que uno tiene de sí mismo, así como su capacidad de aguante.

4. ¿Cómo se enraíza la homosexualidad? El proceso continúa así:

  • Un complejo continuo de inferioridad genera autocompasión y autodramatización, para que el propio ego se sienta importante: ¡Cuánto sufro! ¡Mi sufrimiento es único!
  • Una reiterada autocompasión genera un hábito, y una dependencia de esa queja consoladora. La madurez de la personalidad se interrumpe en aquellas áreas donde arraiga esa autocompasión. Y permanece un niño lastimero que vive en el adulto, y tiraniza la mente buscando consuelos.
5. ¿Cómo surge el erotismo homosexual? El proceso homosexual continúa de este modo:
  • Surge ansiosamente el deseo de consuelo en otro como él. (Un amor egoísta, como el de quien sólo busca placeres sexuales). ¿Por qué en otro chico? Por su fuerte deseo de ser incluido en el mundo de los hombres, y ser valorado por éstos.
  • Con los placeres sexuales se adquiere una dependencia mayor, sin que cese la dependencia de la autocompasión y autodramatización. Incluso se busca más dolor para alimentar la autodramatización, y así autocompadecerse más. Se busca otro amante y otro y otro, y no se ama a ninguno porque sólo se busca el propio yo. Y se rompe con los amantes para seguir dramatizando buscando otro.
6. ¿Por qué se bloquea la madurez afectiva en la homosexualidad?
  • La madurez afectiva exige salir de uno mismo, mientras que el autoconsuelo centra el pensamiento en sí mismo, y la dependencia origina un pánico a salir de allí.
  • Cuesta salir de este bucle porque la autocompasión consuela un poco; y se teme perder este apoyo frente a su complejo de inferioridad.
  • La afectividad queda estancada en esa situación de la que se tiene miedo a salir; y los sentimientos heterosexuales instintivos son bloqueados inconscientemente y no llegan a madurar. En el interior permanece un niño autocompasivo y quejoso que domina y reprime lo demás, para no perder el consuelo de la autocompasión, del que se ha hecho dependiente.
7. ¿Es malo ser una persona compasiva? Sentir lástima hacia alguien es bueno si conduce a procurarle algún bien. Pero si la lástima sólo sirve para sentirse uno bien con su corazón lastimoso, entonces cabe el peligro de desear que esa persona siga estando mal, para continuar sintiendo esa lástima que a uno le complace.

8. ¿Es malo compadecerse de sí mismo? No es malo si sirve para esforzarse más y cambiar la situación, pero si uno encuentra consuelo en esa autocompasión puede desear mantener ese estado para seguir obteniendo ese consuelo. El homosexual se autocompadece de su escasa virilidad, se hace dependiene de su autocompasión, y sin darse cuenta bloquea cualquier cosa que le prive de ese consuelo. Inconscientemente desea seguir siendo poco viril para seguir sintiendo lástima de sí mismo. Por esto, la curación exige romper el hábito autocompasivo, y esta ruptura es dolorosa.

D. ¿CÓMO SE SUPERA LA HOMOSEXUALIDAD?

1. ¿Es mejor aceptarlo o conviene superarlo? Aunque se acepte, la homosexualidad mantiene una tensión nada agradable. Mucho mejor es superarse a sí mismo, y liberarse de esa situación.

2. ¿Qué tensiones se soportan? Con más o menos variantes, se pueden citar algunas tensiones habituales en el interior de los homosexuales:

  • Los instintos heterosexules que pugnan por salir, y el niño autocompasivo que no les deja brotar. La madurez emocional que desea surgir y el infantilismo que lo reprime.
  • El complejo de inferioridad y el deseo de superarlo.
  • El afán compulsivo por el sexo y los amantes para satisfacción y consuelo propios. Y el deseo de amar de verdad y no ser esclavo del sexo.
  • La súplica de atención y el deseo de libertad. El apego desmedido a la madre, y el afán de ser mayor.
  • La autocompasión dramatizadora, y el deseo normal de no sentirse víctima.
  • La dificultad para relacionarse con los demás, y el fuerte deseo de ser aceptado y consolado por los demás.
  • No se sienten mujeres, ni se consideran entre los hombres. Es un hombre adulto, y conserva planteamientos rígidos infantiles.
Las tensiones son tantas que los homosexuales curados suelen afirmar que se han librado de una carga muy pesada.

3. La aceptación cura las tensiones No, no. La aceptación de la homosexualidad evita pensar en el problema, y consigue un alivio sólo superficial. Las tensiones permanecen en el fondo, pues se mantiene una situación antinatural. Incluso se desea que haya tensiones para autodramatizar y autoconsolarse.

4. ¿Es posible curarse? Sí. Es posible curarse, y de hecho hay bastantes personas que lo han logrado; y otros que han mejorado mucho. Aunque si la homosexualidad está muy arraigada, la curación exige un proceso lento que dura varios años. Algo parecido sucede con otras neurosis: Las fobias y los trastornos obsesivo-compulsivos pueden curarse, pero el cambio no es sencillo. Es normal que una curación tarde de tres a cinco años de esfuerzo, aunque no es una regla fija y hay casos más rápidos que otros.

5. ¿El matrimonio lo cura? No, no. La homosexualidad se cura cuando madura la afectividad. Esto no se consigue con el matrimonio.

6. ¿Cómo se supera la homosexualidad? El proceso de curación más eficaz y comprobado se dirige a liberarse del niño interior autocompasivo y quejoso. Si se le va arrinconando, la afectividad heterosexual instintiva llega a madurar y se produce la curación.

7. ¿Cómo hacer? Unas pautas de actuación para curar la homosexualidad son:

  • Evidentemente, habrá que cortar con los contactos homosexuales que realimentan el problema. De la misma manera que el drogadicto debe prescindir de la droga si desea curarse.
  • Conviene detectar al niño interior quejoso e ir suprimiendo quejas y dramas.
  • Conviene detectar la autocompasión infantil e irla apartando.

8. ¿Un modo práctico de actuar? Un modo muy interesante de superar al niño interior es reírse de él. Así pierde importancia. Reírse de uno mismo ayuda mucho a superar bastantes neurosis. Por ejemplo:

  • Sí niño mío, hoy sufres tanto que van a declararlo día de luto nacional.
  • Sí; tu caso es tan importante que van a levantarte una estatua.
  • En todo el mundo mundial nadie sufre tanto. ¡Serás quejica!
  • Sí; acabas de batir el récord mundial de sufrimiento y te has ganado una galleta.
9. ¿Más ejemplos que ayudan a la curación?
  • Evitar llamar la atención, como hacen los niños. Afrontar situaciones desconocidas, cosa que a los niños no les gusta.
  • Evitar autoindulgencias y mimos.
  • Buscar servir a los demás, para salir del egocentrismo.
  • Recordar la filiación divina, encontrando así un consuelo superior que ayude a rechazar consuelitos.

E. PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Cómo prevenir la homosexualidad? La homosexualidad se puede prevenir teniendo en cuenta el modo en que se adquiere. Ayuda a prevenirla lo siguiente:

  • Que los padres procuren ser normales, y se interesen por sus hijos del modo habitual, sin excesos ni ausencias.
  • Que traten a sus hijos como varones y a las hijas como mujeres. Por ejemplo, los varones suelen ser más activos y necesitados de desfogarse en actividad física. (Por esto, los colegios de chicos gastan más en mantenimiento y reparaciones que los de chicas).
  • Entrenar a hijos e hijas a llevar una vida sacrificada sin sentirse víctimas. No transigir con quejas y mimos excesivos.
  • Una educación sexual correcta, no permisiva.
  • En el colegio y amistades: Rechazar burlas sobre la hombría de los chicos. Evitar aislamientos de alguno.
  • Fomentar el buen humor, y una sana humildad. Animar a una vida de trabajo y de servicio a los demás.
  • Autoexigirse, entrenarse en el esfuerzo y en el aguante. Huir de la autocompasión. Huir de las quejas continuas.
  • Alimentar la vida espiritual, que prestará buenos apoyos para cualquier situación.

2. ¿Son comparables la homosexualidad y el alcoholismo? Una persona de España propone esta comparación, que sólo es válida en algunos aspectos:

  • Tanto alcohólicos como homosexuales son seres humanos y merecen el correspondiente respeto. Esto no significa que las borracheras y las relaciones homosexuales sean correctas. Debe haber comprensión con las personas, pero no todas las acciones humanas son buenas.
  • Tanto el alcoholismo como la homosexualidad son tendencias que deben dominarse.
  • En ambos casos, si uno se deja llevar por su inclinación, le cuesta más controlarse en otras ocasiones.
3. ¿La homosexualidad es una tendencia natural? Depende de lo que se entienda por natural:
  • Si natural se identifica con espontáneo, entonces la homosexualidad puede decirse natural, y lo mismo puede afirmarse del robo o asesinato cuando surgen a consecuencia de dejarse llevar por una tendencia. En este sentido habría que decir que no todo lo natural -espontáneo- es correcto. Para evitar confusiones, es mejor en estos casos hablar de espontáneo, reservando el término natural para lo siguiente.
  • Si natural significa algo propio de la naturaleza humana, entonces la homosexualidad no es una inclinación natural, sino un fallo respecto a lo natural. Lo natural en la sexualidad humana es que un hombre se case con su mujer y tengan hijos. Si no nacen hijos, algo falla; si se une a varias mujeres, algo no va bien; etc.
4. ¿La homosexualidad es un defecto? La homosexualidad es una inclinación opuesta a lo natural en la sexualidad humana, y por tanto defectuosa. Cualquier persona posee cualidades y defectos variados, de modo que tener fallos es normal; pero los defectos son defectos, no habilidades.

5. ¿Y el orgullo gay? Cualquier orgullo es peligroso, perjudicial. Alardear de un problema no resuelve el problema, sino que impide la búsqueda de soluciones. En este caso, el orgullo les invita a reafirmarse en acciones que deterioran sus vidas.

6. ¿Ese orgullo no será un modo de mejorar la autoestima? Probablemente lo hagan por esto, pues la homosexualidad incluye un complejo de inferioridad. Pero la autoestima no mejora con el autoengaño, sino con la aceptación de la verdad y el esfuerzo en corregirse. La firmeza y constancia en el dominio propio generan auténtica satisfacción.

7. Se dice que la homosexualidad es un defecto y una enfermedad. Desde Colombia preguntan: ¿esto es odio y discriminación? No, no es esto. Decir que una persona tiene defectos o enfermedades nunca puede ser discriminatorio, puesto que todos los seres humanos los tienen.

8. ¿Qué dice la Iglesia católica respecto a la homosexualidad? La Iglesia distingue entre personas y acciones. Recomienda comprensión con las personas, y a la vez advierte que los actos homosexuales son gravemente inmorales. La misma actitud se observa en la Iglesia hacia otros comportamientos incorrectos de tipo sexual o de cualquier clase: comprensión con las personas y claridad firme ante los errores, pues no es lo mismo obrar mal que obrar bien.

9. ¿Dónde se puede curar la homosexualidad? Hay muchos psicólogos y psiquiatras que ofrecen este servicio. Veamos algunos enlaces que ofrecen una panorámica de curación:

Nota: Buena parte del artículo se apoya en este libro: Van den Aardweg, Gerard J.M., "Homosexualidad y esperanza". Este psicólogo ha curado cerca de un centenar de homosexuales.
id

Publicidad:
(Google elige los anuncios. Puede visitarlos o tal vez continuar en ideasrapidas.org)